Turismo Leon.es

El Camino de Santiago, Museo al aire libre

El Camino de Santiago regala a su paso por León un fascinante registro de usos y costumbres. La aventura cultural y espiritual protagonizada por los peregrinos es una metáfora abierta al paso de los tiempos, evidencia que se hace patente en el abanico de íntimas preferencias y devociones
jacobeas.
Como cada año, los caminos vuelven a llenarse de romeros inmersos en un fenómeno religioso, turístico y social que constituye la columna vertebral del progreso en Europa.

León está integrado en la Red de Ciudades Jacobeas y cuenta, dentro de su madeja urbana, con distintas señales indicativas que
facilitan el tránsito de viajeros y peregrinos. La ley no escrita del Camino exige hacer un alto en León para disfrutar de los atractivos de esta ciudad estructurada como una suerte de museo al aire libre.

Etapas del Camino de Santiago en León

  • La barriada de Puente Castro, que se extiende a orillas del río Torío, se denominaba antaño Castrum Iudeorum (Castro de los judíos) por albergar la antigua aljama hebrea de la capital, asentada sobre lo que fue un remoto poblado astur.

  • En torno al Camino de Santiago se han tejido infinidad de leyendas y misterios, pero también realidades como la plasmada en la iglesia de Santa Ana, primer templo de la ciudad en dar la bienvenida a los peregrinos.

  • La épica del trayecto continúa hasta Puerta Moneda, una vía poblada de sombras medievales cuya denominación hace referencia a la entrada que se abrió en la llamada cerca nueva, allá durante el reinado de Alfonso XI.

  • Considerada una estación principal dentro de la ruta más devocional y militante de la vieja Europa, la iglesia de Nuestra Señora del Camino, conocida popularmente como del Mercado, fue testigo, en el año 560 de nuestra era, de una aparición celestial que forma parte principal del acervo colectivo leonés.

  • El recorrido por la Vía Láctea de los alquimistas prosigue hacia la calle de la Rúa, cuya piadosa tarjeta de presentación toma forma en el convento de las Concepcionistas.

  • En el Camino de Santiago se entremezclan las fábulas con historias tan reales como la “confesión de fe” realizada por el centurión romano Marcelo, oficial destacado de la Legio VII, que le valdría un infamante martirio.

  • El mundo en movimiento de los peregrinos toma ahora por la calle Ancha, una arteria que ha visto pasar todo el bagaje jacobeo de ideas y mercancías.

  • El protocolo del Camino exige, desde siempre, detenerse ante semejante obra maestra del arte gótico español: la Catedral de Santa María.

  • Los mil y un recovecos de la orografía jacobea adoptan, al paso por la capital, su expresión más castiza en el llamado Barrio Romántico, trazado muy al gusto leonés.

  • La Basílica de San Isidoro es uno de los grandes tesoros románicos del Camino de Santiago. Coronada por una veleta en forma de gallo traída desde muy remotos horizontes.

  • Los siglos de oro de las peregrinaciones coinciden, puntualmente, con la etapa de mayor esplendor que ha gozado la capital leonesa.

  • El periplo jacobeo ha forjado leyendas y episodios de traza novelesca como el protagonizado por el caballero leonés Suero de Quiñones.

  • Hito arquitectónico de primer orden en el trayecto jacobeo, la fundación del edificio de San Marcos, un hospital dedicado a la atención del peregrino, se debe a la infanta doña Sancha.

  • La avenida de Quevedo, santo y seña de la barriada obrera y ferroviaria de El Crucero, cierra el itinerario peregrinal por la capital leonesa.

  • Para hacer parada y fonda, León cuenta con dos albergues convertidos en espacios de encuentro y confraternización en los que prima la idea de compartirlo todo.

Central de Reservas

Buscador Central de Reservas
Abrir Calendario (nueva ventana)

You Tube

www.leon.es

 

 

Carreras Populares

Programación Auditorio Ciudad de León

TurisLeón

Centro de Interpretación Multimedia