Turismo Leon.es

Un campamento romano

Categoría: Origen de la Ciudad

Hace casi mil años, durante la dominación romana de la Península Ibérica, el gobernador de la Hispania Tarraconensis, Servio Sulpicio Galba, que se había rebelado contra el emperador Nerón, decidió reclutar soldados para crear una fuerza militar que le sirviera de apoyo en la conjura. Aunque a su edad -72 años- podría haber parecido dudosa su capacidad de liderazgo, lo cierto es que Galba reunió una Legión de 6.000 hombres más caballería en poco tiempo, marchó sobre Roma y, tras el suicidio de Nerón, fue proclamado Emperador.

Titulo de la imagen
Antiguas Murallas

La suerte de Galba fue efímera: al año siguiente caía asesinado en el foro a manos de los pretorianos, descontentos con su nefasta política; pero la legión que había creado dejó una huella imperecedera. La Legio Galbiana pasó luego a denominarse Legio VII Gemina, guerreó contra los bárbaros en la frontera del Rhin y, de regreso de Italia, estableció su campamento amurallado en una colina entre los ríos Torio y Bernesga, en el noroeste peninsular. Junto al campamento fue creciendo un poblado de civiles, familiares de los legionarios, artesanos y mercaderes. Este es el origen de la ciudad de León, que se data en el año 68 d.C. Una piedra tallada de época posterior, que se conserva en el Museo de San Isidoro, atestigua el acontecimiento.

Con el transcurrir del tiempo, el asentamiento se hizo definitivo, surgieron termas, templos paganos y villas de recreo, y la "pax romana" convirtió la ciudadela en una de tantas plazas fuertes con las que se aseguraba el sometimiento de las tribus levantiscas -los indómitos astures, en este caso- y el comercio del oro y la plata, es decir, el Imperio.

Titulo de la imagen
Pila Bautismal en San Isidoro

Las antiguas murallas romanas fueron varias veces destruidas y vueltas a levantar a lo largo de los siglos, como la propia ciudad. Las villas de los próceres y los templos paganos fueron cimiento de otras construcciones medievales, pero los restos arqueológicos hablan con elocuencia de aquel pasado imperial. Las murallas actuales que recuerdan el origen de la ciudad fueron reconstruidas por Alfonso V, Rey de León, en el año 1010, y más tarde reforzadas y ampliadas. El conjunto fue declarado Monumento Histórico en 1931.

La decadencia del Imperio Romano y las invasiones bárbaras tendieron sobre la pequeña ciudad un manto de olvido. Tras siglos de oscura existencia, se sabe que el rey visigodo Leovigildo la incorporó a sus dominios en el año 586. Fortificada por Vitiza, durante mucho tiempo León fue un lugar próspero y pacífico.

Pero las cosas cambiaron cuando en el siglo VIII se derrumbó la monarquía visigoda y los musulmanes invadieron y sometieron casi toda la Península, a excepción de algunos reductos en las montañas del Norte. A partir de ese momento, León fue un enclave fundamental en el largo proceso de la Reconquista, que da comienzo en Covadonga (Asturias) en el 722 y culmina con la toma de Granada por los Reyes Católicos en 1492.

Central de Reservas

Buscador Central de Reservas
Abrir Calendario (nueva ventana)

You Tube

www.leon.es

 

 

Carreras Populares

Programación Auditorio Ciudad de León

TurisLeón

Centro de Interpretación Multimedia